Explotación del salitre y modernización de los territorios hídricos del Desierto de Atacama (1853-1924)

En Buenos Aires-Argentina, entre los días 4 y 7 de abril del presente año, se realizó la XIII Reunión de Historiadores de la Minería Latinoamericana (https://13reunionmineria.wordpress.com/). Durante esta cita, el doctorante en cotutela del LIA MINES Atacama Manuel Méndez presentó los primeros avances de su tesis doctoral en la ponencia titulada: « Explotación del salitre y modernización de los territorios hídricos del Desierto de Atacama (1853-1924): Análisis geo-histórico del conflicto por el agua en el valle de Quisma, norte de Chile ».

Esta participación se enmarcó en la primera visita a terreno del doctorante, la cual se extendío entre el 3 de avril y el 21 de mayo de 2017. Durante estas fechas, el estudiante de la Universidad de Rennes 2 (Francia) y la Universidad Católica del Norte (Chile) visitó los principales archivos chilenos relacionados a su investigación doctoral; el Archivo Nacional y el Archivo Nacional de la Administración (Santiago), Archivo Regional de Tarapacá (Iquique) y el Archivo Histórico Vicente Dagnino de la Universidad de Tarapacá (Arica).

A continuación, les presentamos el resumen de la presentación:

Desde hace ya una década, entre los conflictos socio-ambientales más estudiados por la geografía chilena se encuentran las problemáticas surgidas por el acceso, uso, propiedad y significado del agua. Las principales investigaciones que abordan estos conflictos se llevan a cabo desde la perspectiva teórica y epistemológica de la Ecología Política, los cuales han centrado sus explicaciones y análisis en el periodo histórico posterior a la imposición del modelo económico neo-liberal en Chile, a partir del golpe de Estado de 1973 (Bauer, 1997; Budds, 2004; Molina, 2012; Romero, et al, 2012 y 2013; Prieto, 2016, entre otros). Sin embargo, y siguiendo las perspectivas de investigación de Worster (1985), Linton (2010) y Swyngedouw (2015), este trabajo propone, desde una perspectiva geo-histórica, que los primeros conflictos por el agua en los Andes Meridionales del Desierto de Atacama acontecen dentro del proceso de modernización de ésta (un siglo antes de la llegada del modelo neo-liberal a esta región).

Los resultados de la presente investigación plantean que el proceso de modernización del agua (del Desierto de Atacama en general y de la región de Tarapacá en particular) comienza con una serie de discursos científicos, políticos y legales que durante todo el siglo XIX fueron transformando a las tierras “desérticas e improductivas” de esta región en una zona con grandes yacimientos mineros a la espera de explotación. Este proceso discursivo fue acompañado por la llegada masiva de capitales extranjeros (principalmente ingleses) que transformaron la región de Tarapacá en un territorio minero de alcance mundial (Hernández, 1930). El arribo del sistema capitalista de producción, así como su constante búsqueda de eficiencia productiva con el único objetivo de mejorar las rentas del inversor, permitieron una búsqueda de renovación permanente de los sistemas técnicos a través de los cuales se producía el “oro blanco” (salitre). De esta forma, durante el año 1853 se introduce el vapor como elemento esencial en el sistema de depuración del mineral, además de ser utilizado como fuerza motriz del proceso productivo (Semper y Michels, 1908). Esta introducción tecnológica implicó una gran expansión de la producción del mineral (Bermúdez, 1963), así como también, la necesidad de un flujo constante y creciente de agua. Hasta antes de la llegada del vapor, introducido por el ingeniero químico chileno Pedro Gamboni (Puelma, 1855), el agua utilizada en los procesos productivos se extraía a través de la fuerza manual y/o animal desde pozos excavados junto a la explotación misma. Las necesidades hídricas impuestas por la utilización del “sistema Gamboni” empujaron a los industriales salitreros a buscar el agua cada vez más lejos de sus complejos productivos, utilizando para ello las primeras bombas de extracción de agua (vapor) y extensos sistemas de cañerías (Billinghurst, 1887), llegando finalmente a extraer las aguas desde pequeños valles y vertientes con ocupación agrícola.

De acuerdo con este modelo de extracción de aguas, a partir del año 1888 se configura lo que denominamos el primer conflicto “moderno” del agua, el cual se produce en el valle de Quisma (pequeña localidad agrícola habitada principalmente por población aymara). Este proceso conflictual comienza tras una seguidilla de concesiones de agua que otorga el Estado peruano en las vertientes de Pica y Quisma (a partir de 1872) con el fin de abastecer de agua potable a la ciudad de Iquique (principal puerto de exportación del salitre). Aun cuando ninguna de estas concesiones se materializa, tras la Guerra del Pacífico (1879-1883), y bajo la administración chilena, el Estado concede la extracción de agua a la empresa “Tarapacá Water Works Company Ltd” la cual construye los pozos y sistemas de cañerías de explotación, comenzando la extracción de agua subterránea en la localidad de Pica durante el año 1889[1] (Castro, 2004 y 2009). No obstante, y sólo a partir de 1922 cuando el Estado realiza las primeras extracciones de agua, se constata una desecación del escurrimiento superficial del valle de Quisma, lo que trajo consigo una serie de quejas y protestas de los habitantes locales, así como también la migración de un número importante de agricultores por verse imposibilitados de continuar con su actividad. Este conflicto “termina” en 1924 cuando el Estado chileno expropia la totalidad de los terrenos del valle, con el fin de poder extender los sistemas de extracción de agua subterránea (Castro, 2010).

En resumen, se propone que la actividad minera industrial no sólo provocó una extensa y compleja transformación de los aspectos económicos, sociales y culturales, sino que además, transformó las significaciones de la naturaleza y el agua que existían en la región hasta ese momento. Sumado a esto, los grandes volúmenes de agua requeridos por la actividad minera capitalista terminan por modificar profundamente los territorios hídricos del desierto más árido del mundo.

Cartografía hecha por Manuel Méndez, donde se identifican las Oficinas salitreras y los principales pozos y cañerías de extracción de agua presentes en Tarapacá hacia el año 1925.

[1]    Cabe destacar que, aunque la concesión de explotación del acuífero de Pica fue otorgado con el fin de abastecer de agua potable a la ciudad de Iquique, la empresa perteneciente al inglés John North distribuía la mayor cantidad del líquido extraído a sus filiales productoras de salitre.


Vous aimerez aussi...

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.